De libros no me libro

Blog de reseñas de libros, podcasts y noticias relacionadas con el mundo de los libros.

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

“¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” fue la tercera novela del escritor estadounidense Philip K. Dick, autor de obras tan relevantes para el género de la ciencia ficción como “El hombre en el castillo” (“The Man in the High Castle”) con la que consiguió el Premio Hugo a la Mejor Novela en 1963 y que ha sido adaptada en formato serie para la televisión. Otros de sus relatos también han sido llevados al medio audiovisual: “Podemos recordarlo por usted al por mayor” para “Desafío total” (“Total recall”), “El informe de la minoría” para “Minority report” o la reciente serie de televisión de 2018 “Electric Dreams”.

De título original “Do Androids Dream of Electric Sheep?”, fue publicada por primera vez en lengua inglesa en 1968 por la editorial estadounidense Doubleday. Diferentes editoriales españolas son las que han traído esta brillante novela a nuestro idioma; quizá una de las ediciones más llamativas es la de la Editorial Austral del Grupo Planeta y su colección Austral Singular, con un formato de tapa dura y una curiosa portada que repite de forma sistemática en cada uno de sus títulos, publicada en el año 2019 y traducida por Miguel Antón.

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” es una oda a la capacidad empática de los seres humanos como elemento distintivo y propio de su especie. Hace ya más de cincuenta años que Philip K. Dick plasmó en su novela la idea de que la tecnología podría adquirir la capacidad de crear seres humanoides dotados de una inteligencia artificial tan sofisticada que serían capaces de ejecutar con total precisión las funciones cognitivas humanas; androides que serían física y mentalmente indistinguibles de las personas salvo por una característica específica: la empatía.

Ambientada en el año 1992 de un San Francisco post-apocalíptico en el que una Guerra Mundial Nuclear ha impregnado la atmósfera de la Tierra de un polvo radiactivo que va deteriorando las capacidades de los pocos supervivientes que quedan, nos muestra una sociedad en la que las personas se sienten solas y recurren a una consola que controla sus emociones y que las mantiene insensibles ante la ausencia de vida.

El personaje principal, Rick Deckard, es un cazarrecompensas que tiene como objetivo la retirada de un nuevo modelo de androide que ha entrado de forma ilegal en la Tierra y que no se diferencia de los seres humanos salvo por la respuesta dada ante un «test de empatía». A medida que avanzamos en la trama, iremos conociendo a una serie de personajes que nos llevarán a observar la delgada línea que separa el ser humano del humanoide; humanos con comportamientos de carácter automático mezclados con androides que parecen demostrar cierto grado de empatía. Entraremos así en un juego de confusión en el que trataremos de descubrir cuál es la verdadera naturaleza a la que cada uno de ellos pertenece.

“¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” es una novela que trata temas de gran profundidad filosófica con pasajes cargados de importante simbolismo. Nos introduce en una nueva corriente de pensamiento surgida en el periodo de postguerra conocida como mercerismo, siendo además frecuentes las alusiones al concepto de la entropía y el desorden del Universo. La soledad, el silencio y el vacío son otros de los aspectos tratados con mayor recurrencia a lo largo de sus 271 páginas.

Leer a Philip K. Dick me parece imprescindible. La capacidad imaginativa y de proyección hacia un futuro distópico que para nosotros ya es pasado me resulta muy interesante. ¿Cómo imaginaríamos el mundo dentro de otros treinta años? ¿Coches voladores y polvo radiactivo, androides más inteligentes que los propios humanos, guerras que han diezmado a la población…? Una novela de esencia concentrada, compleja y de componente circular. Un clásico de la ciencia ficción que también tuvo su réplica en el mundo del cine bajo la adaptación en 1982 para “Blade Runner”, del director Ridley Scott y protagonizada por Harrison Ford.

“Aquel fuego oscuro se desvaneció, la vitalidad la abandonó de pronto, como tantas veces había visto que le sucedía a los androides. La clásica resignación. La aceptación mecánica, intelectual, con la cual un organismo auténtico, tras dos mil millones de años sometido a la presión de sobrevivir y evolucionar, nunca había sido capaz de reconciliarse. No puedo soportar esa manera que tenéis los androides de tirar la toalla”.

Puntuación  4,5/5

¿Y a ti qué te ha parecido?

Gema - De libros no me libro

2 comentarios en «¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba