De libros no me libro

Blog de reseñas de libros, podcasts y noticias relacionadas con el mundo de los libros.

Inferno

Inferno” es la sexta novela del escritor estadounidense Dan Brown y la cuarta dentro de las protagonizadas por el afamado profesor Robert Langdon, quien hace ahora 20 años apareció en nuestro imaginario debutando en las páginas de “Ángeles y demonios”.

Publicada originalmente en inglés por la editorial estadounidense Doubleday y bajo el título de “Inferno”, llegó a España de forma simultánea en mayo de 2013 gracias a la Editorial Planeta y la traducción de Aleix Montoro. Dos años después se sumó al catálogo de la colección Booket, presentando una edición disponible en formato de tapa dura.

De padre matemático y madre compositora de música sacra, no es de extrañar la influencia de las matemáticas y la música como elementos aplicados al arte y a la armonía del universo en la obra de Dan Brown. Su dedicación a la música como pianista y cantautor antes de descubrir su habilidad como escritor y saborear el éxito de sus ya populares novelas es una de sus facetas menos conocidas.


Inferno” es una crítica llevada al extremo sobre las consecuencias de la superpoblación y las nuevas epidemias en el tiempo actual. Con la pandemia de la Peste Negra que asoló buena parte de Europa y Asia en el siglo XIV como hilo conductor, Dan Brown aborda temas como la evolución humana y la manipulación genética o la tecnología y su potencial como catalizador del bien y del mal, planteando dilemas morales en relación con la intervención del ser humano sobre la naturaleza.

La trama de “Inferno” se desarrolla en el mes de marzo de un año indeterminado, pero que sospechamos no se encuentra lejos del momento real del nacimiento de la novela. Dos elementos centrales son los que tiran de los acontecimientos y los atraen hacia el momento en el que el mundo posiblemente cambie para siempre: un día, “mañana”, y un lugar, una laguna subterránea de localización desconocida, cuya ubicación será el enigma que Robert Langdon estará encargado de resolver en esta ocasión.

Ambientada en las históricas ciudades de Florencia y Venecia, y con una sorprendente localización final símbolo de la encrucijada entre Oriente y Occidente, Sienna Brooks será la inteligente joven que acompañe y ayude a Robert Langdon a descifrar las pistas que, en forma de objetos misteriosos y obras de arte medievales y renacentistas, nos harán sumergir no sólo en la inquietante persecución a contrarreloj en la que se ve sumido nuestro icónico profesor, sino también en una obra de gran relevancia para la literatura universal: la «Divina Comedia» de Dante Alighieri y su cántica Inferno.

Narrada en tercera persona, el Robert Langdon que se nos describe en esta ocasión adquiere un aspecto más humano y vulnerable que en las novelas anteriores, aquejado además de un episodio de amnesia retrógrada que complica los detalles de su misión. Las descripciones de obras de arte y edificios históricos de gran valor arquitectónico cobran protagonismo en detrimento de la simbología de las pistas, que son menos numerosas y elaboradas que en novelas anteriores. La corta extensión de sus capítulos, con tramas entremezcladas que se desarrollan paralelamente, contribuye a marcar un ritmo narrativo rápido y excitante que mantiene altas dosis de tensión a lo largo de sus 630 páginas. Es característica también la combinación entre los diálogos de los personajes y lo que dicen sus entrecomillados pensamientos.

En una interesante combinación entre arte antiguo y la tecnología más futurista, nos debatiremos en la clásica batalla entre mente y corazón, en la que los “malos” no son tan malos y los “buenos” no son tan buenos, en una novela en la que nada es lo que parece y con un inesperado giro final que nos llevará a descubrir un nuevo e inquietante significado de la palabra “Inferno”. Una historia que engancha desde la primera página pero que no deja de repetir el mismo esquema ya conocido de las novelas anteriores. No obstante, el entretenimiento está garantizado.

“Al nadar por un oscuro túnel, llega un momento en el que ya no tienes suficiente aire para deshacer el camino. La única posibilidad es seguir nadando hacia lo desconocido…”

Puntuación  4/5

¿Y a ti qué te ha parecido?

Gema - De libros no me libro

Aficionada a la lectura desde bien pequeña, siempre he tenido curiosidad por descubrir el mundo a través de los libros y de las voces que los narran. Leo literatura de estilos muy variados, desde novela histórica, clásicos, ciencia ficción, thriller o suspense hasta biografías y distopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba