De libros no me libro

Blog de reseñas de libros, podcasts y noticias relacionadas con el mundo de los libros.

Fahrenheit 451

“Fahrenheit 451” fue la primera novela del escritor y guionista estadounidense Ray Bradbury. Publicada en inglés en 1953 por la editorial estadounidense Ballantine Books, y bajo la traducción de Alfredo Crespo, forma parte de la colección Contemporánea del sello DeBolsillo de la editorial Penguin Random House.

Ray Bardbury, autor destacado dentro del mundo de la ciencia-ficción, tocó otros géneros como la novela de terror, misterio y fantástica. Entre su producción literaria encontramos relatos, novelas, poesía, teatro y guiones para el cine y la televisión y ha sido reconocido con multitud de premios a lo largo de su carrera; la novela “Fahrenheit 451“ fue galardonada en 2004 con el Premio Retro Hugo a la mejor novela de 1953.

Fahrenheit 451” es una novela distópica de estilo futurista que refleja la censura del conocimiento en una sociedad postnuclear dominada por las masas en la que la posesión de libros es delatada por los vecinos y castigada por los bomberos, donde televisores de cuatro paredes imperan en los hogares y las mentes de las personas, ofreciendo entretenimiento ilimitado, y en la que la vida cotidiana, orientada al trabajo y al ocio, transcurre a tal velocidad que los elementos distractores del entorno no dejan espacio a la reflexión y al planteamiento de cuestiones fundamentales.

Guy Montag es un bombero que después de diez años de oficio quemando libros y obteniendo placer con ello, comienza a despertar su conciencia y cuestionar su felicidad. Tras atravesar un momento de crisis e infringir su reglamento, encenderá una chispa que, lejos de continuar alimentando la capacidad destructora del fuego, se convertirá en una llama que contribuirá a una posible restauración de la cultura.

La novela muestra a los libros, los protagonistas indiscutibles de este clásico, como elementos perdurables en el tiempo, recipiente de las ideas del escritor que se esconde detrás de sus líneas.  Es el relato en tercera persona de la historia de una sociedad en la que sus ciudadanos perdieron por sí mismos el interés por la lectura y en la que la actuación de los bomberos, en un principio fundamental para iniciar la tarea de su destrucción, se convirtió en un acto secundario dirigido más a la persecución de los pocos que aún los escondían en sus casas; expone la idea de que los libros van más allá de las páginas que contienen, son el legado de su autor y la impronta que dejan en la memoria de quien los lee.

Con narraciones colmadas de figuras retóricas que aportan gran expresividad al relato, hay momentos en los que los pasajes se tornan casi oníricos y parecen adquirir tintes surrealistas, sobre todo en los momentos iniciales de la trama. Luz y oscuridad son las dos caras de la moneda que se ven reflejadas en esta novela, que toma cuerpo en forma de personajes dicotómicos, representados por la curiosa e inocente Clarisse McClellan o el astuto capitán de bomberos Beatty. El fuego, con su poder destructor y su función necesaria para la vida, aparece como otro ejemplo de dualidad.

Fahrenheit 451“ es un homenaje al libro como soporte del conocimiento humano, por la capacidad que otorga de cuestionar las ideas que contiene y de crear un espacio para la reflexión, en contraposición a los medios de comunicación de masas, que se muestran como limitadores del pensamiento y de la capacidad crítica de los individuos.

Leer “Fahrenheit 451” ha sido sorprendente. Ha roto con la idea que tenía de la novela previa a la lectura y me han maravillado los fragmentos de la tercera parte del libro en la que se produce un giro de los acontecimientos, con la aparición de una serie de personajes que recogen en sus voces el valor que los libros tienen para la sociedad.

“Deseamos conservar, intactos y a salvo, los conocimientos que consideramos indispensables para el hombre. No nos proponemos hostigar ni molestar a nadie. Aún no. Porque si nosotros desaparecemos, los conocimientos habrán muerto, quizá para siempre”.

Puntuación  5/5

¿Y a ti qué te ha parecido?

Gema - De libros no me libro

Aficionada a la lectura desde bien pequeña, siempre he tenido curiosidad por descubrir el mundo a través de los libros y de las voces que los narran. Leo literatura de estilos muy variados, desde novela histórica, clásicos, ciencia ficción, thriller o suspense hasta biografías y distopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba