De libros no me libro

Blog de reseñas de libros, podcasts y noticias relacionadas con el mundo de los libros.

1Q84

“1Q84” es la duodécima novela del escritor y traductor japonés Haruki Murakami. Titulada “Ichi-kyū-hachi-yon” en su idioma original, y traducida al español por Gabriel Álvarez Martínez, fue publicada en Japón durante los años 2009 y 2010 en forma de tres volúmenes por la editorial Shinchosha y llegó a España en 2011 de la mano de la editorial Tusquets. La obra fue galardonada en 2012 con el Premio Ignotus a la mejor novela extranjera.

Haruki Murakami, uno de los escritores japoneses con mayor proyección internacional, es considerado uno de los mejores novelistas en la literatura actual. Enormemente influenciado por la cultura occidental y por autores como F. Scott Fitzgerald, ha escrito además relatos, ensayos y cuentos ilustrados que hacen las delicias de sus lectores.

1Q84” contiene una metáfora que habla sobre las distintas realidades que conforman la existencia de los individuos en función del entorno en el que se desarrolle su experiencia vital. Expone la idea de que no hay una sola realidad universal para la totalidad de las personas de la misma manera que no es posible afirmar qué constituye la “verdadera realidad”. El componente metafísico de esta novela es bastante evidente y estimula a que el lector se cuestione sus “propias verdades”.

En “1Q84” encontramos personajes solitarios que manifiestan su vacío existencial y la búsqueda de su lugar en el mundo, formando parte de una trama compleja y elaborada, como una sucesión de elementos que poco a poco irá adquiriendo forma y sentido, y que alcanzará su cenit de una forma majestuosa y cargada de sentimiento. Las referencias literarias que aparecen en esta obra son amplias, cobrando especial relevancia las novelas «1984» de George Orwell o «En busca del tiempo perdido» de Marcel Proust.

Tengo, un carismático profesor de matemáticas y Aomame, una eficaz instructora de un club deportivo serán los personajes fundamentales de esta novela que, arrastrados hacia un mundo distorsionado apodado “1Q84”, protagonizarán de forma independiente y alterna cada uno de los capítulos del libro, y cuyas vidas se entrelazarán de una forma insospechada. Una historia deconstruida en la que iremos hilvanando los hilos argumentales hasta constituir un todo, con saltos en el tiempo hacia el pasado de los personajes, que irán llenando los vacíos que sustentan la trama.

Ambientada en Tokio en 1984, con una narrativa de tinte maquiavélico que supera los límites de la lógica y la razón, y en la que los sueños se funden con la realidad, abarca temas como la muerte y el suicidio, el abuso, el fundamentalismo religioso o la política y recoge una crítica hacia el mundo editorial. La figura del gato tan característica en las novelas de Murakami también se deja ver en “1Q84”, pero de una forma más simbólica, si cabe.

Con descripciones minuciosas en las que participan los cinco sentidos, las palabras del autor quedan suspendidas en el tiempo y el espacio, atrapando al lector hacia el interior de la narración, haciendo que pueda sentir las emociones y participar de los pensamientos de los personajes.

Leer “1Q84” ha sido fascinante. Una novela que ha superado con creces mis expectativas, que ya de por sí eran altas. Una obra culmen en la carrera de Murakami, llena de complejidad, de pasajes cargados de dureza que trata la muerte de una forma cercana y tangible, pero que también trata el amor de una forma más profunda. Me ha llamado la atención el simbolismo que la Luna y el tiempo adquieren en esta obra, como elementos diferenciales y característicos, y la gran cantidad de referencias musicales y literarias que contiene.

“Tengo se dio cuenta de que, en realidad, reescribir el pasado no servía de nada… Por mucho empeño y dedicación que pusiera al reescribirlo, lo más importante de su situación actual no iba a cambiar. El tiempo posee el poder de ir cancelando absolutamente todas las alteraciones artificiales. Sobre las correcciones añadidas escribe más correcciones y va devolviendo el flujo al punto de partida. Aunque se alteraran numerosos hechos nimios, al final Tengo nunca dejaría de ser Tengo.

Lo que Tengo debía hacer era erguirse en la encrucijada del presente, encontrar honradamente el pasado e ir escribiendo el futuro para así reescribir el pasado. No había otro camino”.

Puntuación  5/5

¿Y a ti qué te ha parecido?

Gema - De libros no me libro

Aficionada a la lectura desde bien pequeña, siempre he tenido curiosidad por descubrir el mundo a través de los libros y de las voces que los narran. Leo literatura de estilos muy variados, desde novela histórica, clásicos, ciencia ficción, thriller o suspense hasta biografías y distopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba